19:07

Escuela de Futbol Mar Azul


Cada miércoles y sábado por la tarde, alrededor de 30 niños provenientes en su mayoría del sector mar azul se reúnen en una pequeña cancha ubicada frente a su población. Para jugar futbol y aprender de esta disciplina. Sus camarines; una fila de sillones que la gente ha votado en ese sector y ellos los han utilizado para sentarse y dejar sus pertenencias mientras juegan.


La escuela de Futbol Mar Azul es por decirlo de alguna forma; Un Proyecto impulsado por David Núñez, monitor de deporte de la Municipalidad de Quintero y ex jugador de Quintero Unido. Quien al ver que en este lugar se reunían muchos niños del sector, solicitó a la municipalidad el permiso para realizar sus clases de futbol aquí. Fue así como lograron acomodar una pequeña cancha con arcos armados con varas de eucaliptos que los mismos niños trajeron desde un bosque cercano.


“Estoy a gusto aquí. Antes hacia mi trabajo en el estadio pero aquí hay mas motivación, de lugares como este es de donde salen los mejores futbolistas por que tienen garra, lo único que siempre estamos necesitando cosas como zapatos de futbol para los niños y ropa adecuada ya que la mayoría son de escasos recursos y sus padres no pueden comprarle lo que necesitan” Nos cuenta David Núñez mientras realiza su trabajo. Poco a poco van llegando los niños y se van preparando para aprender.


Este grupo de niños son en su mayoría de escasos recursos y cualquier aporte que ustedes puedan realizar, ya sea en ropa deportiva (nueva o Usada) zapatos de futbol o pelotas. Estoy seguro que será bien recibido. O si quiere, puede verlos jugar todos los miércoles y sábado alrededor de las 17:00 Hrs. En adelante.


Este sábado posiblemente competirán con niños de otro sector en un encuentro amistoso. Quizá mañana alguno de estos niños esté representando a nuestro en algún torneo internacional. Todo depende del apoyo que como comunidad podamos brindarles.
13:22

Hotel Monaco; Cuenta Regresiva para un Icono de Tiempos Mejores

Fachada del Hotel Monaco de Quintero, Abril 2011
Fachada del Hotel Monaco de Quintero - 1932

¿Cuantas comunas de Chile cuentan con un pasado mas glorioso e interesante como lo tiene quintero? la verdad es que son muy pocas, es por esto que duele cada vez que vemos como se pierde nuestro patrimonio por que simplemente no hay legislación que proteja "Nuestras Construcciones Patrimoniales" ya vimos el caso de la Iglesia de Santa Rosa de Colmo y su deplorable estado. Pero esta vez es el turno del Hotel Monaco. Este hotel, icono de una epoca en la cual quintero era un balneario exclusivo de Chile, donde familias como los Cousiño entre tantos otros vivían permanentemente en la comuna. Hoy solo al verlo se nota el descuido en su fachada. el que antes luciera sus muros cubiertos por tejuelas de madera y hermosos arreglos florales en balcones y ventanas, hoy solo muestra sus pinturas descascaradas y nidos de palomas.
Mediante un remate, la propiedad paso a nuevos dueños que posiblemente demuelan este hotel para dar paso a nuevas construcciones.

Es bueno que quintero vaya remodelando sus construcciones como el edificio de bomberos que pasará de ser un montón de madera y latas para ser un gran edificio de 5 pisos.

Pero hay lugares emblemáticos que hay que proteger, que merecen ser restauradas ya que son parte de nuestra historia.
De echo, la única construcción que ha sido "Rescatada y restaurada" en Quintero es el salón de eventos Francisco Coloane" que antes era el galpón donde en otra epoca se reparaban trenes.
Un gran merito para el ex alcalde Raul Vargas Verdejo. quien se preocupó de dejar esta construcción habilitada para que la gente de quintero pueda contar con un hermoso salón de eventos que tanta falta hacia.







El futuro de este hotel es incierto y tiene los días contados. para algunos solo nos queda la posibilidad de tomar una cámara y guardar algunas fotografías para recordar lo que vamos perdiendo.


11:10

Pescando Jibias en la Wilmita

Partimos a eso de las 20:00 Hrs en la lancha Wilmita a la pesca de jibias. La noche estaba despejada y al salir a la mar estaba tranquila augurando una buena jornada. La meta; cuatro toneladas de este apreciado molusco de exportación. Aquí en chile, la jibia es poco valorada, quizá por la desinformación acerca de su preparación y propiedades nutritivas o bien porque estamos más acostumbrados a otros moluscos o por que terminamos prefiriendo los pescados.

Seguimos rumbo al punto de extracción junto al Jaime. Patrón de La Wilmita, y cuatro tripulantes. Al menos 15 botes que llegaron cerca de nuestra posición colocando focos alógenos apuntando al agua para atraer las jibias con la luz.

Como les conté antes, la jibia es capturada con una tota. Un aparato metálico brillante de app. 25 cm. De largo con 3 a 5 corridas de anzuelos afilados. . El Jaime me muestra varias totas destacando una que tenía una parte fosforescente. De procedencia coreana, que según cuenta es ideal por que llama más la atención.

“aquí vamos a hacer fondo”

Eso quiere decir que en ese lugar comenzarán a probar suerte. Aquí la mar no estaba en calma como en el puerto. Las olas mecían la lancha de babor a estribor con gran fuerza.

Decir que esta pesca es difícil. Es algo relativo, ya que bastó con arrojar la tota al agua y antes de 2 minutos venía la primera jibia. Un tremendo ejemplar de al menos 20 kilos que al llegar a la superficie lanzó unos tremendos chorros de agua y tinta en su lucha por evitar la captura.

Una vez en la superficie, es subido a la lancha pero esta parte la hace el pescador y otra persona que con un gancho le ayuda a subirla.

Y viene la otra y la otra y así hasta concluir la carga en una jornada que no permite descanso. Ya que si bien la pesca en sí no es tan difícil, si lo es completar la cuota requiere de mucho esfuerzo y habilidad para sortear el oleaje que sacude la embarcación de un lado al otro haciendo perder el equilibrio al más experto a además evitar que las jibias terminen mojándolos es otra de las dificultades a sortear.

Seamos justos… solo aguanté dos horas de pie grabando. Luego de eso el movimiento de la lancha comenzó a causar efectos no deseados en mi estomago y termine como todo tripulante primerizo; vaciando todo lo comido por la borda.

Por suerte esta goleta contaba con excelentes literas donde pude recostarme y reponerme “un poco” y a ratos seguir grabando la faena.

A eso de las 03:00 am. El agua se tiñó de rojo. Era un manto enorme de diminutos crustáceos llamados Krill, parecidos a los camarones y esto hizo que las jibias subieran a la superficie y con sus tentáculos comenzaron a alimentarse de ellos causando el asombro de los pescadores.

Ya completada la cuota. Todos los pescadores se cambiaron las ropas mojadas y retornamos a puerto donde ya estaba el camión que llevará la carga a la pesquera.


Contar con este recurso, hace que muchos pescadores artesanales puedan continuar con este hermoso oficio que se ha visto largamente afectado por la pesca indiscriminada de grandes pesqueros que arrastran con todo a su paso.

Pero el otro gran problema es la variación de los precios producto de la colusión de las pesqueras que fijan el valor según su conveniencia ya que son el único comprador en este momento.



Es necesario que el gobierno tome cartas en este asunto en favor de los pescadores fomentando el consumo de este recurso a nivel local, generando así una competencia que beneficie los pescadores.