19:21

Faena de la Jibia en Embarcadero de Quintero

Pescadores cargando los "tubos" o el cuerpo de la jibia.

“A falta de pescado, buenas son las Jibias” esta podría ser la frase que hoy por hoy, muchos pescadores de chile, especialmente los de quintero están usando. Con una bahía saturada con minerales y desechos químicos provenientes de las plantas emplazadas en la zona. Los pescadores están trabajando en aguas más profundas donde la jibia es la reina del mar. Este molusco comenzó a ser explotado comercialmente cuando la pesca de merluza y otros recursos se fueron agotando tanto por la pesca indiscriminada como por la misma jibia.

La captura de la jibia con métodos de la pesca artesanal no es fácil. Los pescadores utilizan un instrumento llamado “tota”. Consiste en un tubo de aluminio, relleno de plomo. Y cubierto de anzuelos. Equipados con esta herramienta, los pescadores salen a la mar a probar suerte.
En las noches con luna, la jibia se encuentra a una profundidad de entre 15 y 30 brazas, o sea, a unos 50 metros. En la “oscurana” (noches sin luna), la jibia se mueve a entre 5 y 15 brazas de profundidad, aproximadamente 20 metros. La luminosidad metálica de la tota con los anzuelos la atrae. Con sus ramales (tentáculos) agarra el tubo y lo lleva al pico, sin soltarlo. Es el momento en que se la puede subir, con mucho esfuerzo, hasta la borda de la embarcación: con un gancho de fierro, el pescador la agarra de la cabeza. Para defenderse, la jibia lanza tres chorros fuertes, dos de agua y uno de tinta que mojan al pescador preocupado por atraparla. Una vez capturada, su color rojizo café cambia lentamente a un pálido café plomizo. Los pescadores proceden a faenarla, cortándole el ramal, las aletas, y se destripa el tubo (parte central de la jibia) para dejarlo limpio. La cabeza y las vísceras son arrojadas al mar. Luego en el embarcadero, son cargadas en un camión que las lleva a su destino.

(Cuchumino) Pescador con una Jibia

1) proa de la lancha con los "ramales de jibia"
2) Faena de descarga.
3) cargadores llevando los tambores con jibia.

4) Camión de la pesquera que compra la carga que llega al embarcadero
5) Tiburón. Pescador mostrando un "Ramal de jibia"
6) Jaime. Patrón de la goleta Wilmita revisando las luces de su embarcación.




5 comentarios:

Anónimo dijo...

excelente registro, Pato...da cuenta con claridad del trabajo forzado que significa esta pesca y de cómo se hace...wenisimo¡

Anónimo dijo...

Una muy buena nota..lástima que este molusco no se comercialice de acuerdo al esfuerzo que significa su captura, creo que tiene que ver con la poca información de las variadas formas de preparación de la misma. De todos modos espero en el futuro estos esforzados hombres de mar tengan la recompensa monetaria que corresponde a su faena en alta mar.

sur dijo...

si saben de alguien que venda jibia en playa que se comunique conmigo al cel. 87166965. gracias

Chef Alejandra Faúndez dijo...

Hola Patricio!!
Soy una Chef Chilena que vive en Brasil. Buscando mayores informaciones sobre nuestros maravillosos productos, encontré tus lindas fotos e información sobre la Jibia, que poco sabia.
Me encantó tu blog y espero poder contar con más lindas informaciones para pasar a mis amigos brasileños.
Te invito a mi blog para que lo vicites!
www.afgastronomia.blogspot.com
Bueno! fue invitable robar unas fotitos ya? jejeje..
Gran abraço,
Alejandra

Andrés Astudillo dijo...

Alejandra me gusto tu comentario, la Jibia como producto me parece fantastico... si fueras tan amable me gustaria que me dijeras si sabes como cocinar el "raman de jibia"...

Publicar un comentario